La devoción por las energías renovables



Considerar las energías renovables como fuentes de generación para nuestros procesos cotidianos sigue siendo para muchos una realidad no prioritaria y hasta lejana mientras que para otros es una opción absolutamente urgente y profundamente necesaria.


A nivel mundial vemos a diario y expresada de diferentes maneras la preocupación por migrar de las energías provenientes de combustibles fósiles a las energías renovables debido al compromiso de detener o cuando menos mitigar el deterioro ambiental, contribuyendo así con la preservación del planeta y evitando desastres naturales de mayor impacto que los vividos hasta ahora.


El aprobado Acuerdo de París dentro de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP21), fija como objetivos principales:

1. Mantener el aumento de la temperatura del planeta por debajo de los 2°C.

2. Limitar el aumento a 1.5 grados, para disminuir los riesgos y el impacto del cambio climático.

3. Lograr el equilibrio entre las emisiones y absorciones de gases de efecto invernadero.


México, por su parte y con base en el Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero (GEI) emitido el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), hasta el 2013 México emitía 665,304.92 Gg de CO2 que representaba para ese momento el 1.4% de las emisiones globales de GEI, provenientes principalmente de los sectores: transporte (26.2%), generación eléctrica (19%), industria (17.3%) y petróleo y gas (12.1%).


Asimismo, nuestro país se comprometió a reducir 22% de las emisiones de gases de efecto invernadero sobre la línea base y 51% de carbono negro para el año 2030.


Con base en lo anterior, tanto la SEMARNAT como el INECC, propusieron iniciar la mitigación a través de diferentes medidas de acción entre las que se consideraban reducir las pérdidas en la red eléctrica, impulsar la eficiencia energética e introducir enérgicamente las tecnologías limpias, entre otras medidas en apoyo a la descarbonización y aprovechamiento de los recursos.


Por parte de la Secretaría de Energía (SENER), en el 2016, se presentaron una serie de documentos que, de aplicarse, colocarían a México en el camino para cumplir con su compromiso ante la COP21. Los documentos y sus objetivos, a continuación:


1. Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios

Propone establecer las metas de generación de energías limpias del 35 por ciento al 2024; de 37.7% al 2030 y del 50% de la generación eléctrica total al 2050. En cuanto a las metas de eficiencia energética, se plantea una meta de reducción de la intensidad energética por consumo final para el periodo del 2016 al 2030 del 1.9%; y del 3.7% para el periodo de 2031 a 2050, con un promedio de 2.9%.


2. Programa Nacional para el Aprovechamiento Sustentable de la Energía (borrador)

Establecería nuevos indicadores para el seguimiento de las metas nacionales de eficiencia energética para el pasado período 2016-2018.


3. Programa Especial para la Transición Energética (borrador)